Mantenimiento de tu Auto

Todo lo que hay que hacer para que tu vehículo rinda más.

Cargamos nafta y vamos de aquí para allá. Nuestro auto nos lleva y nos trae de todos lados. ¡Es un gran compañero de aventuras! Pero para que nuestro vehículo nos siga transportando de manera segura es indispensable realizar un correcto mantenimiento. Según explica Pablo Piolo, supervisor de Prevención de Experta, para disfrutar de nuestro auto este debe ser confiable y solo será confiable en la medida que podamos realizar controles periódicos o de mantenimiento preventivo. Y aunque algunas reparaciones, a veces, son inevitables, las revisiones periódicas de mantenimiento pueden evitar costos extras. Ahora bien, ¿Qué abarca el mantenimiento del auto? ¿Qué es lo que debemos asegurarnos hacer? “Lo que hay que hacer se llama mantenimiento preventivo y podemos realizarlo con un poco de atención y seguimiento de nuestra parte. El mantenimiento preventivo requiere de una planificación detallada y un programa de rutina. La idea es hacer un control sistemático sobre partes importantes antes que aparezcan los problemas”, explica Piolo. Y agrega que un programa de mantenimiento preventivo debe incluir controles visuales que podemos hacer nosotros mismos y controles más complejos a realizar en un taller mecánico. Entre los que podemos hacer nosotros de manera simple está la revisión de fluidos, líquido de freno, refrigerantes, depósitos de agua, aceite; e inclusive la de los neumáticos: presión, estado y desgaste. Para los más complejos debemos acercarnos a un taller dónde podrán realizarle a nuestro vehículo revisiones y ajustes, lubricación, reemplazos de filtros y de piezas como ser escobillas, pastillas de freno o bujías; servicios de alineación o balanceo de cubiertas y, otros más complejos, como el cambio de correas.

TIEMPOS Y EQUIPAMIENTO

Si bien la frecuencia del mantenimiento correcto está estipulada por el fabricante (podemos conocerla mirando el manual del vehículo) el uso en años impacta directamente en la vida útil de los componentes y su desgaste. Como consecuencia aumenta la posibilidad de romperse y, por tal motivo, el mantenimiento y costo son mayores cuanto más viejo se ponga el auto. 

En términos generales, Piolo detalla los tiempos de cambio y mantención de algunos componentes claves de nuestro vehículo:

CUBIERTAS. Las cubiertas deben ser rotadas en un taller para mantener un desgaste parejo y aprovechar mejor su vida útil. Es complejo definir cada cuanto corresponde cambiar cubiertas porque depende mucho del usuario y los caminos que ha transitado, pero se estima la vida útil promedio en 60.000 kilómetros.  Esto varía si se usa en caminos de montaña, ciudad o mayormente en rutas.

PASTILLAS DE FRENO. Las pastillas de freno son piezas mecánicas y actúan por fricción contra los discos de freno. Cuando se acciona el pedal el sistema ejerce fuerzas sobre las pastillas y estas presionan contra el disco y por rozamiento y fricción se detiene el vehículo. “Las pastillas de freno generalmente no se rompen, pero sufren desgaste y necesitan reemplazo puesto que pierden eficiencia de frenado. El desgaste depende mucho del tipo de conducción, si es por ruta o por ciudad, dado que en zonas urbanas usamos mucho más el freno. El cambio de pastillas se estima por kilómetros recorridos, estas se deben controlar cada 30.000 km y pueden durar hasta los 100.000 km”, explica Piolo. 

BATERÍA. Una batería en un vehículo nuevo puede durar 5 años, pero una batería que no es original dura de 2 a 3 años. Hoy las baterías no requieren mantenimiento, pero pueden fallar si tienen sucio los bornes. Para eso, recomendamos verificarlos periódicamente y si notamos suciedad (una capa de color blanco) se pueden limpiar con agua caliente y bicarbonato, o bien dirigirse a un taller para que puedan ayudarnos.

Si el auto queda parado y no lo arrancamos por un tiempo (15 días) la batería tiende a descargarse. Por eso, es recomendable encenderlo, al menos, una vez al mes y transitar por autopista unos 30 km.  Si el vehículo va a permanecer parado más tiempo, conviene desconectar la batería. Igualmente, aunque esté totalmente desconectada, la batería terminará descargada a largo plazo y será difícil que aguante más de dos años”, explica Piolo.

Para evitar sobresaltos, Piolo asegura que todo buen conductor debe estar atento al mantenimiento evitando dejar cosas sin revisar porque pasado un tiempo las consecuencias serán mayores. “El cambio de aceite y filtros evitará el desgaste prematuro del motor; mientras que el control de la presión de los neumáticos evitará el desgaste de las cubiertas. Estos son ejemplos claros, pero también es clave estar atentos a ruidos mecánicos o señales en el tablero, que pueden indicar falta de mantenimiento. Asimismo, es importante no exigir al vehículo en condiciones extremas, por ejemplo, llevando exceso de equipaje”, enumera el especialista. Y , por último, hay que conducir tranquilos, evitar acelerar y frenar bruscamente en espacios cortos, estar atento a vicios adquiridos como llevar el pie apoyado sobre el embrague, dado que gastaremos combustible y acortará mucho la vida de sus componentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Hola en que podemos asesorarte?
Hola 🖐
En que podemos asesorarte?